Sin categoría

Propósitos para el 2017 – Aprender a gestionar el estrés

 Comenzamos este 2017, con nuevas actividades, nuevas fechas para nuestros talleres online. Una oportunidad de crecer personalmente, de aprender nuevas herramientas para potenciar nuestro bienestar, de alcanzar algunos de los propósitos  de este nuevo año. Desde la comodidad del hogar, siendo vosotros los que marqueis el ritmo y con el acompañamiento y apoyo de un profesional experto en la materia. Os espero!

 

 Al ser una atención personalizada  se ofrecen  PLAZAS LIMITADAS.

 

a) Gestionando el estrés –  del 1 al 8 de febrero.

Matrícula o solicitud de información. También escribiendo a proyectoacompasados@gmail.com.


picsart_1484079080559

 

b) Conviviendo con la enfermedad – del 8 al 15 de febrero.

Matrícula o solicitud de información. También escribiendo a proyectoacompasados@gmail.com.

 

picsart_1484078245581

 

Toda la información sobre el funcionamiento de los talleres online en el siguiente enlace o a través del email proyectoacompasados@gmail.com , para orientaros, resolver vuestras dudas o cumplimentar el impreso de matrícula.

 

 

Responsable: Victoria Sánchez Mújica

Psicóloga de la salud Ca-00818

Psicoterapueta y responsable de proyecto

 

Publicado:10 enero, 2017 | Comentarios: 0

Familia, turrón y enfermedad. Cómo viven los pacientes crónicos las fiestas navideñas.

      Las fiestas navideñas, han dado paso, como en años anteriores a momentos de alegría, compartidos, a sonrisas, a sentimientos de pérdida o vulnerabilidad, también a tensiones familiares o a incomodidad… una vorágine emocional que vivimos en unos concurridos días. Es habitual que en consulta aparezcan nuevos conflictos en la pareja o en la familia tras estas vacaciones. La sensibilidad está a flor de piel.

 

     Nos unimos en cenas o comidas en familia, surgiendo instantes de tensión, incomprensión o también sorpresa. A la misma mesa se sientan personas con diferentes experiencias, vidas, mochilas y manera de comunicarse, sentando las bases de una relación simbólica  “así pasamos las fiestas en mi casa”.

 

         Es por ello, que consulté a través del muro de testimonios, y de varios grupos de pacientes cómo se convive con la enfermedad en estas fechas. ¿Es un handicap añadido? Agradezco enormemente la colaboración de todo@s y de cada un@ de los participantes. Sus respuestas han sido muy significativas, y arrojan luces y sombras de una convivencia a tres bandas en navidad, ellos + la enfermedad + la familia (la de origen , la propia, la política).

 

fiestas navideñas

¿Cómo nos han afectado, estas fiestas tan señaladas? 

 

             Se evidencia en primer lugar, como en otras épocas del año, fatiga, cansancio, falta de energía o apatía. Quizás, más llamativo en unas fechas de traslados, viajes, organización compartida…etc. Es por tanto, un gran tema de preocupación, ante la comprensión/empatía o falta de ello, por el entorno, además de las auto-exigencias y consecuente  auto-enfado que muchos pacientes sienten, por tratar de estar a la altura de las circunstancias o esforzarse en marcar un ritmo ajeno. Es frecuente que los objetivos personales en esta época, los familiares, de amistades o las necesidades de autocuidado, no coincidan, por lo que se debe llegar  a un consenso. Evitando así frustraciones, una carga de estrés desmesurada, rebajando los miedos y las inseguridades, y manteniendo el control de las situaciones, en la medida de los posible.

 

                  La incertidumbre, los cambios, evitar alejarse de la zona de confort, es otra de las problemáticas que nos trasladan los pacientes. No olvidemos que son fechas de salidas, planes, fiestas, comilonas, reuniones (también laborales o entre amigos). Son inumerables presiones, experiencias a vivir desde una zona de incomodidad y dificultad, para bastante personas (no todos los pacientes lo viven y manifiestan de la misma manera). Se mencionan una larga lista de condicionantes según la enfermedad: (estos son algunos ejemplos)

 

                                1)  alimentación

                                2)  dolores

                                3)  estado de ánimo

                                4)   incomodidad

                                5)   ansiedad

                                6)   estancia en el hospital

                                      etc

 

      Una respuesta bastante común es fingir, no trasladar las dificultades del momento, sentir la pérdida de control en estas fechas al dejarse llevar por planteamientos ajenos. Lo que llaman “poner buena cara y sonreir”. Se mezcla a veces, con una amplia gama de preguntas a resolver, pues hay personas que hace tiempo que no nos ven, y la enfermedad puede ser un tema llamativo en las reuniones, sobre todo cuando sale a colación de la alimentación o de un malestar manifiesto.

 

          Otra situación  que no quiero dejar sin comentar son las estancias en el hospital, continuas para algunos, episódicas para otros, o más espaciadas para otros muchos. Lo cierto es que al coincidir en estos días tan señalados del calendario, se siente una mayor pérdida, ausencias, alejamiento y retraimiento. Están tintadas por la tristeza y la nostalgia, pero también por la ilusión de las visitas y de los planes de futuro.  Un recuerdo muy especial para los que en esta situación os encontreis.

 

        Quizás estemos retomando la incomodidad inicial, pero son muchos los pacientes que hablan abiertamente de sus síntomas, que alaban la comprensión de sus familias y que se sienten adaptados en el día a día. Por ello, aquí recojo diferentes voces y visiones de esta convivencia a tres bandas, sentadas a la mesa del turrón.

 

Os deseo un buen comienzo de año!!

Feliz 2017!!

 

Victoria Sánchez Mújica

Psicóloga de la salud – Psicoterapeuta

Responsable de proyecto

Publicado:3 enero, 2017 | Comentarios: 0

Felices fiestas

 

En estos días estamos viviendo, unas fiestas muy señaladas en el calendario. momentos que para algunos son de reencuentros, de risas, de “comilonas”, para otros de preocupaciones, de estrés, de temores. Se nos vienen a la cabeza, fechas anteriores, momentos pasados o incluso no vividos, seres queridos u otras reuniones. Afectos, tristeza, tensiones, enfados…un popurri emocional que suele acompañarnos en estos días que estamos viviendo.

 

Es por ello, que como cada año, os escribo para haceros llegar mis mejores deseos de salud, prosperidad y disfrute. Espero coleccionéis todos aquellos instantes intensos, bellos, sonrientes, … para que nos acompañen a lo largo del 2017.

 

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

 

acompasados_felicitacion_navidad

Publicado:21 diciembre, 2016 | Comentarios: 0

Fortaleciendo un equipo: La pareja.

Fortalecer el equipo de la pareja sentimental es una labor importante y necesaria, para que los afectos perdurén y no nos dejemos llevar por conflictos externos o internos que nos alteren o perturben. En muchas ocasiones no le damos esa necesaria relevancia, y dejamos que pase el tiempo sin dedicar parte a hablar de cómo nos sentimos, cómo nos encontramos, expresar nuestras dudas, gratitud, afecto, o exponer problemas que están sucediendo (completamente normal) en el interior de la pareja, en la relación.

 

Un conflicto, es algo habitual en las relaciones sociales. Puede empeorar la comunicación o endurecerla durante un período de tiempo, pero también aportará cambios, crecimiento personal y de la pareja, curiosidad, aprendizajes,…etc. La clave del conflicto no sólo es cómo lo resolvemos sino cómo lo encaramos, cómo reaccionamos a las palabras del otro, si las entendemos o nos está pareciendo un ataque. La clave es nuestra actitud, es lo que nos puede llevar a seguir en el conflicto, y no encontrar una solución viable u oportuna para ambos y para la relación.

 

Ejemplo: Si una persona pasa a mi lado y me pisa. Puedo pensar que ha sido sin querer y que tenía prisa o no me ha visto, o puedo pensar que me ha pisado a conciencia. El conflicto comienza justo después de mi actitud. Si creo que ha sido sin querer puedo indicar a esa persona lo que ha pasado pero elegiré un tono más amable o tolerante. Pero si creo que ha sido a propósito, puede que mi tono sea más beligerante. Por ello, en muchas ocasiones, cómo entiendo algo que ha sucedido, mi actitud y mi reacción, marcarán el conflicto. Consecuentemente hemos de ser conscientes de que existe ese conflicto, tener una buena disposición para resolverlo y mejorar nuestras habilidades comunicativas.

 

Tengamos en cuenta que en el caso de los conflictos ocasionados en una relación de pareja, las emociones están a flor de piel y la historia común de ambos, las creencias conyugales y de dos personas, aportarán una carga extra a los conflictos que debemos entender y sobre lo que se deberá reflexionar. a veces es importante hacerlo de manera conjunta evitando suposiciones o malos entendedidos, que suelen darse por separado.

 

Los conflictos conyugales se suelen dar en las siguientes áreas:

  • Responsabilidades y toma de decisión: cómo se realiza, quién decide, quién carga con el peso por ejemplo de la casa, de los niños, del ocio, del trabajo externo o mantenimiento del hogar…etc.

  • Comunicación: “no me prestas atención”, “no me escuchas”, son frases que a menudo se escuchan en la consulta. Traen una carga detrás que debemos analizar.

  • Intimidad/cambio de hábitos: La pareja cuando convive ha creado un espacio propio, en el que confluyen dos creencias, dos perspectivas, de dos personas que vienen de diferentes familias de origen. Ese es un debate interno que se da muy a menudo.

  • Afecto/sexualidad: Las relaciones experimentan una evolución que si traducimos en temperaturas, podríamos ver como el inicio es un caldeamiento, luego una pasión desbordante, para situarse con el transcurrir de los años en una temperatura templada, menos cálida, hasta un posible enfriamiento. Este tipo de cuestiones también son, de hecho, planteadas a menudo por las parejas.

Los motivos por los que estos conflictos se suelen generar con mayor incidencia son etapas de cambio, crisis vitales por las que atraviesa la relación de pareja como toma de decisiones conjuntas en temas prioritarios, situaciones estresantes,… En estos casos podemos citar la inestabilidad laboral o económica, que alguno de los miembros de la pareja padezca una enfermedad, la paternidad o maternidad, así como cambios relevantes en la vida de los hijos (nacimiento, educación, independencia,…etc). En todos los casos citados, y otros en los que cada uno esté pensando, se pone a prueba a este equipo: La pareja. Son diversas pruebas para las que seguramente no estemos preparados. ¿¿¿Qué necesitamos para superarlas???

 

  • habilidades de comunicación

  • relación segura

  • confianza mutua

  • ser capaces de verbalizar y expersar nuestras emociones

  • compartir nuestras debilidades y fortalezas

  • no desesperar

  • querer continuar juntos y afrontar las dificultades unidos

  • grandes dosis de motivación

  • habilidades resolutivas

  • dialogar

  • respetar el espacio del otro

  • evitar culpas o reproches

  • hablar sobre la relación

  • que los momentos positivos ganen fuerza y peso en la relación

Otro dato que se puede aportar es cómo el paso del tiempo en cuestión de conflictos no es un gran aliado, pues incrementa por momentos y por etapas las dimensiones y la gravedad de los problemas. Pasando de una ligera incomodidad, con sospecha de que algo sucede, pasando por un tono de malestar en el que no sabemos cuál es el problema pero empieza a afectarnos, hasta transcurrir por las tensiones, y alcanzar el punto crítico de crisis. En cada escalón es más necesaria la ayuda profesional y se cuenta con más dificultades en su resolución.

Publicado:17 noviembre, 2016 | Comentarios: 0

Cómo hablar del diagnóstico a nuestr@s hij@s

La comunicación es fundamental para adaptarnos a la nueva situación, para aceptar la enfermedad, para amortiguar los miedos surgidos y los pensamientos negativos, de las personas afectadas ( paciente y familia).

Es comprensible que los padres alberguen dudas sobre este tema. Hablar de la enfermedad con sus hijos son momentos a preparar, a planificar, y don muy relevantes para que los niñ@s comprendan la situación. La decisión la deben de tomar los padres (o personas responsables de los menores).

 

De este tema estuvimos hablando este fin de semana en el  “Taller: Cómo hablar del diagnóstico a nuestros hijos” en el III Encuentro Estatal de Familias afectadas por el Sindrome de Noonan. Los asistentes mostraron sus dudas al respecto y se mostraron muy participativos.

 

diptico-noonan-cantabria-1

Comenzamos con unas reflexiones …

img_20161016_201607_749

En muchas ocasiones los padres evitan un situación comprometida y dolorosa. Unas palabras que aportarán realidad a la situación diaria que viven al verbalizarla.

 

A menudo los padres esperan que sean sus hij@s lo que hagan las preguntas. Pero es posible que percibiendo la tensión que genera ese tema de conversación, también eviten sacarlo. En ese caso estamos ante la protección de sus hijos a los padres, tal y como han sido enseñados. Pero se debe evitar ese pacto de silencio y de protección mutua que impide la comunicación en el hogar sobre un tema tan importante.

El tiempo en este caso, no será un aliado, pues dificultará esa primera conversación. sobre todo debido a la gran imaginación de los niñ@, que percatándose de que sucede “algo raro” habrán cubierto los huecos de falta de información con fantásticas argumentaciones propias, historias creativas y que les han servido para entender lo que no había sido explicado. a veces nos amaparamos en su corta edad para no dar explicaciones, pero hemos de hablar con un lenguaje apropiado, siendo muy claros y cercanos, aportando lo que ellos puedan entender, adaptado a su madurez y necesidades.

 

La comunicación es necesaria, es por ello que la siguiente diapositiva nos indica cómo, cuándo qué y quién debe de hablar con los pacientes más pequeños.

img_20161016_201544_790

 

Tengamos en cuenta la edad, la madurez y las necesidades de cada niñ@. En la siguiente diapositiva lo desgranamos:

img_20161016_201458_099-1

 

Por qué debemos ser sinceros con los más pequeños y aportar la información necesarias para que entiendan el proceso que están viviendo. en la siguiente diapositiva se exponen los puntos clave:img_20161016_201518_315

 

 

Publicado:16 octubre, 2016 | Comentarios: 0

No soy capaz de… Cambiando el chip.

 

Las personas nos ponemos trabas mentales antes de realizar una acción. Dudamos y nos planteamos resultados adversos sin apenas haberlo intentado. Parece que buscamos razones por las cuales no seamos capaces de llevar a cabo algo en concreto, como excusas que nos amparen y justifiquen.

 

A mí, siempre se me han dado muy mal las manualidades, no seré capaz de hacerlo.”

Tendría que hablar con mis padres, no sé qué decir, al final lo pondré peor.”

No he intentado sacar el carné de conducir, para qué, ya sé que eso no voy a poder.”

Para qué empezar algo que no seré capaz de acabar.”

Es mejor que pase del tema, no seré capaz de afrontarlo”.

Siempre lo hago mal”.

¿Y si fracaso?”

 

Piedra a piedra construimos muros que nos sirven como sistemas de defensa tras los que ocultarnos, y hacernos más pequeños. De esta manera si algo no sale como esperábamos, ya hemos adelantado parte del trabajo, regodearnos en el calificado “fracaso”, y lanzar otro par de piedras más al muro, para la siguiente ocasión en que se nos ocurra intentarlo. De hecho, lo que nos vamos tatuando, cada vez de manera más profunda, es esa frase que parece perseguirnos “no soy capaz”, en nuestra piel.

 

Pero, ¿cómo empezó todo? ¿Cómo podemos desembarazarnos de ese “tatoo” de dudoso gusto? ¿Por qué juzgamos constantemente nuestras capacidades , habilidades o recursos personales?

 

Tengamos en cuenta que la mayoría de enseñanzas sobre nuestras capacidades fallidas son ejemplos aislados, o lo que es lo mismo, generalizaciones de situaciones muy puntuales. Si en un par de ocasiones algo no ha tenido el resultado esperado, a la tercera pensamos que volverá a suceder de la misma manera, nos desmotivamos, y dejamos que ese resultado negativo vuelva a suceder, generando una racha que se convertirá en ley finalmente.  La manera de referirnos o expresarnos sobre nosotros mismos, marca una distancia severa. La diferencia palpable entre el verbo “ser” y el verbo “estar”, es la diferencia entre considerar que somos de determinada manera y no hay cambio posible y el entender en que cada momento o circunstancia nos adaptamos y por lo tanto existen cambios posibles y nuevos desarrollos en nosotros. La primera opción “yo soy así” provocará etiquetas que nos lastren, definiciones que acorten muy mucho quiénes somos, y de qué somos capaces.  ¿Con qué opción nos sentimos más identificados?

 

       Opción A                               Opción B

  Soy un enfermo                    Estoy enfermo/me siento enfermo

  Así es mi caracter                Así me he comportado

  Soy una persona triste        Me siento triste

  No tengo salida                    No veo la salida

…                                              …

Hemos de considerar que cualquier tarea es mucho más llevadera si creemos que  “podemos llevarla a cabo” de antemano, desde el nivel de motivación, la confianza en uno mismo, pasando por los elementos positivos y el disfrute de la misma, y terminando por eliminar los juicios de valor negativos o los miedos bloqueantes a errar.

 

      • Los juicios de valor, mengüan nuestra capacidad de actuar, de decidir, de pensar sin generalizar.

      • Los aprendizajes se nutren sobre todo de ocasiones en que lo intentamos y no salieron las cosas como queríamos. No digamos fracasos, son experiencias que nos ayudan a aprender.

      • Ampararnos en el “no soy capaz de”, es una pérdida de potencial y de recursos. Además, evita que sigamos desarrollándonos.

      • El miedo es una emoción que nos avisa, que da la alarma para que seamos precavidos ante algo, pero si nos paralizamos estaremos dejando que nos domine.

      • La actitud que adoptemos ante los conflictos será esencial a la hora de afrontarlos de manera derrotista o más motivados, por lo que tendrá un gran peso sobre el resultado.

      • Las ideas preconcebidas también nos restan. Experimentemos antes de creer a pies juntillas que no vamos a poder hacer algo.

 

 

IMG_20160927_151845_069

 Porque…

¿Y si podemos? ¿Habrá sido suerte, el destino,..?

¿o lo habremos conseguido Nosotros porque

en ese momento pensamos y actuamos

como personas Capaces?

Publicado:27 septiembre, 2016 | Comentarios: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies