Archivo Autor: Victoria Sánchez Mújica

Acerca de Victoria Sánchez Mújica

Psicóloga de la salud y psicoterapeuta familiar y de pareja. CA - 00818. A nivel profesional, he participado en proyectos psicosociales de fundaciones y organizaciones, siempre atendiendo los intereses de colectivos como las personas con discapacidad, menores en riesgo social o familias en conflicto. He colaborado con la administración pública en servicios de intervención familiar y víctimas de violencia. También he desarrollado mi profesión desde la práctica privada, como psicoterapeuta y como formadora. En los últimos años, me he centrado en la atención a la persona y la familia, a través de una intervención socio-sanitaria y terapéutica, además de investigar en torno al padecimiento de las enfermedades crónicas. Actualmente dirijo la iniciativa “ Proyecto Acompasados” Atención psicológica - Intervención familiar, Enfermedades Crónicas.

Cuando la vida da un vuelco… La enfermedad crónica

    La pérdida de la salud en la vida de una persona, supone una situación de crisis y un deterioro de su calidad de vida. La enfermedad demanda diferentes ajustes en torno a su duración, aparición, intensidad o gravedad, y de la valoración de la persona que lo sufre y sus allegados. Nos embarga en un principio, una profunda preocupación e indefinición sobre la dolencia y sobre nuestros propios planes de futuro. Y, ¿ahora qué? Ese quizás sea el primer vuelco.

 

DSCN6714

    Nos enfrentamos con una nueva situación. Las enfermedades crónicas se caracterizan por:

-relación intensa con los estilos de vida de la persona

-largos períodos de convalecencia

-agentes causales varios

-larga duración, indefinida

-autocuidados para mantener la calidad de vida

-tratamiento farmacológico a largo plazo

-se requiere atención especializada

-gran demanda de recursos sanitarios

-etc…        

(sin mencionar la posibilidad de que un mismo paciente se enfrente a varias patologías)

 

    Ante esta pérdida del equilibrio, como “pa-de-cientes” de una enfermedad respondemos de diferentes maneras: baja autoestima, sensibilidad al rechazo, apatía, bajo interés en la actividad de la vida cotidiana, ansiedad, síntomas depresivos, irascibilidad, falta de aceptación, problemas de afrontamiento… y un largo etcétera que es importante conocer, pues forma parte de la enfermedad que se padece.

    Las reacciones psicológicas y sociales son llamativas y las determinan la gravedad de la dolencia que percibamos, la información que se nos de, nuestras propias creencias al respecto, y por supuesto, el dolor y /o la discapacidad que nos genere, la situación en la que nos llega la enfermedad, o los síntomas que sufrimos.

 

   Los efectos estresantes que caracterizan a la enfermedad afectarán también a nuestro entorno, entorpeciendo las relaciones familiares, produciendo incluso conflictos en la pareja o en el ámbito laboral. Se pueden citar algunas situaciones que nos afectarán por el efecto de la cronicidad, como los problemas económicos derivados de continuos gastos médicos, los constantes cambios, la falta de aceptación de algún miembro de la familia, los cuidados que se precisan, el agotamiento, o el no entendimiento de los más pequeños. La amenaza recurrente de una dolencia que implica inmovilización, pérdida de control, dolores, dudas, desánimo,… genera altos niveles de estrés a largo plazo, que precisarán de un control especializado. Hemos de sumar además un estrés social o cultural, el estigma, la falta de visibilización mediática… Nos vemos reflejados en las ideas que los demás tienen sobre nuestra enfermedad.

 

    Todo ello implica un desequilibrio en la vida de la persona, siendo la meta a lograr la adaptación, la vuelta del ánimo, del control de nuestras vidas, comprender qué nos sucede, y saber explicar a los demás cómo nos sentimos.

 

En conclusión,… la vida puede dar un nuevo vuelco.

Publicado:28 octubre, 2014 | Comentarios: 0

¿En qué puede ayudar el tratamiento psicológico a mejorar la calidad de vida de los afectados por las enfermedades crónicas?

  Desde el momento en que aparecen los primeros síntomas del malestar, y sobre todo tras el diagnóstico inicial, la enfermedad se convierte en un acompañante en nuestras vidas. Un acompañante no esperado, no deseado pero que se aferra a nosotros, a pesar de los tratamientos y de los cuidados. Nos acompaña a eventos familiares, a trabajar, de vacaciones, a cenar con amigos,… Las sensaciones, los sentimientos,… son múltiples. Nos embriaga la inestabilidad, se tambalea el control que sentíamos sobre nuestro día a día. Esta vorágine nos envuelve y agita, y en muchas ocasiones nos aleja, de los hijos, la pareja, la familia. Es especialmente importante prepararse psicológicamente para este cambio en la vida. La personas nos hacemos conscientes de la pérdida de salud y asumimos el adjetivo que acompaña al diagnóstico, “crónico”.

 

    Este retrato de la enfermedad nos lleva a considerar la atención psicológica como una fuente de comprensión, para nosotros mismos y los que nos rodean. Un modo de manejar la emociones, entender las sensaciones, de rebajar el nivel de estrés ocasionado y afrontar la “nueva realidad”. En la intervención psicológica tendremos en cuenta el factor de la duración, al ser un padecimiento “a largo plazo”. El tratamiento psicológico, a través de la terapia, dota de estrategias a los pacientes y redescubre sus recursos, es un potente elemento de adaptación y de apoyo emocional, de asesoramiento y orientación, atendiendo a factores asociados a la enfermedad como la ansiedad, la depresión o el nivel elevado de estrés. Tengamos en cuenta, además, que nuestra propia percepción de la enfermedad influye en nuestro sentir.

 

    Las enfermedades, el elemento de cronicidad, son desequilibrantes, desestabilizan la vida del sujeto, eliminan momentos de ocio, entorpecen actividades, dificultan sus labores profesionales,… Por lo que la persona se somete al cambio de manera constante, apesadumbrado, acompañado de dolores. La enfermedad es un fuente de estrés e incluso en ocasiones, un estigma para los “enfermos”, pero también para sus allegados. Es esencial recordar que cada afectado es “ un mundo”, incluso, aunque hablásemos de la misma enfermedad. Por ello, deberán ser atendidos en cada caso particular.

 

La enfefile3061340932147rmedad es el lado nocturno de la vida, una ciudadanía más cara. A todos al nacer, nos otorgan una doble ciudadanía: la del reino de los sanos, y la del reino de los enfermos. Y , aunque preferimos usar el pasaporte bueno, tarde o temprano, cada uno de nosotros, se ve obligado a identificarse, al menos por un tiempo, como ciudadano de aquel otro lugar.”

Susan Sontag, 2003

Publicado:27 septiembre, 2014 | Comentarios: 6

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies