Archivo Mensual: Enero 2016

¿ A qué le llaman “BROTE” en una enfermedad?

 

Brote:   “Aparición repentina de síntomas de una enfermedad

               que indican empeoramiento puntual de la misma” .

 

     Esta es un resumen de las definiciones leídas antes de escribir el presente artículo. Pero, qué significa verdaderamente para nosotros,  qué sentimos ante este cambio inesperado…  Un alto en el camino, un momento de desestabilidad, que nos desequilibra, que nos hace dudar de alguna seguridad sentida y nos alerta de que en un momento, todo puede cambiar…  Un brote representa dudas, dolor, incertidumbre, nervios y conlleva una modificación del tratamiento. Y qué decir, si se vive a menudo esta circunstancia… pues afecta a nuestra calidad de vida y a los que nos rodean.

 

        En esta ocasión creo que mi experiencia personal reflejará más fielmente lo que una “paciente” puede sentir y su incomprensión ante algunos detalles de su compañera de viaje, la enfermedad. Tras más de 11 años juntas, aún me sorprenden determinados momentos de la convivencia…

 

       “Un viernes, a una hora muy concreta, comenzó un dolor punzante, con garra, en mi abdomen. No lo pensé demasiado y acudí al servicio de urgencias. Era un dolor distinto, no el de costumbre, y no me acompañaban más síntomas,… Pues sí, la sorpresa, aunque muchos ya lo hayais adivinado, es la aparición en escena de un <<leve brote>>.  La frase concreta de los especialistas fue “La enfermedad es así”. Un tópico, una vana explicaión, una excusa… pero no hubo mayor argumentación. Me quedé en la camilla mientras esas palabras resonaban en mi mente. Palabras que no me tranquilizan, todo lo contrario. Y es que la falta de información o de entendimiento acerca de un período de actividad me recuerda funestos períodos pasados, me preocupa y también me enfada, por qué no reconocerlo, aunque sólo sea momentáneamente. Esas frases o sentencias, no ayudan, pues nos hace sentir que perdemos el control sobre nuestro cuerpo, sobre lo que vivimos, cuando en realidad no es así. La impotencia cobra importancia en un escena de debilidad, de duda”.

 

              Además, la amplitud de síntomas que pueden tener cabida en un brote lo hace más inexplicable. En el inicio del artículo  ya apunté dos. Pero, entonces ¿a qué le llaman brote?, ¿Es un cajón desastre en el que entra cualquier complicación? ¿Se tienen en cuenta síntomas psicológicos o únicamente la actividad de la analítica? Dudas que me planteo… Lo que un brote es estrictamente para los profesionales de la medicina, y su alcance para los pacientes. Dos puntos de vista, que, unidos, tendrían mayor sentido a mi modo de ver, pues, por lo menos a mí, me cuesta dejar de sentir y racionalizar los síntomas físicos al margen de mi persona.

 

               A pesar de lo enumerado, le he hecho un hueco a esos “brotes”, a esa evolución de la enfermedad inesperada o a veces anunciada, y nos nos llevamos mal, aunque me reste mucho por conocer, por experimentar. Creo que la mejor parte es poder expresar qué sentimos en esos momentos difíciles, inciertos,… y compartirlo con vosotros.

 

                                                 Porque en cada momento vital

debemos destacar CÓMO lo vivimos

y con QUIÉN, no sólo QUÉ.

 

 

Publicado:28 Enero, 2016 | Comentarios: 0

CONTROLANDO LA ANSIEDAD

       La ansiedad  es un estado de inquietud, de excitación que nos provoca inseguridad, es decir, muchos nervios. Algunos de los aspectos más desagradables de la ansiedad son la preocupación, la incertidumbre, la impaciencia, y se muestra en nuestro cuerpo, a través de pensamientos obsesivos, a los que damos vueltas una y otra vez, las actitud negativa, o toma de decisiones impulsiva. Y, como una pescadilla  que se muerde la cola, nos ponemos aún más nerviosos.

 

¿Cómo pacientes cuándo nos ponemos nerviosos?

cuando notamos un síntoma que no controlamos, un síntoma nuevo

□ cuando nos recetan un nuevo medicamento

□ ante los efectos secundarios de los fármacos

□ cuando tengo que hablar con el médico o especialista

□ cuando me van a realizar una prueba o una intervención quirúrjica 

□ cuando sobreviene un cambio

□ cuando desconocemos aspectos sobre nuestra enfermedad

□ … y en muchas otras circunstancias que vosotros estáis pensando ahora mismo …

 

¿Qué sentimos?

□ me cuesta respirar

□ me tiemblan las manos

□ el corazón va muy deprisa

□ me duele el estómago

□ los músculos de mi cuerpo se tensan

□ no pienso con claridad

□ no dejo de sudar

□ me acaloro

□ A consecuencia de este estado nos angustiamos, enfadamos y eso nos puede causar malestar con las personas de nuestro entorno. También nos sentimos tristes o desilusionados o impotentes.

 

¿Qué debemos hacer cuando estemos nerviosos?

□ Una de las mejores opciones para estos casos es aprender a respirar. Son ejercicios que podemos ensayar anticipándonos a esas situaciones que nos generan los nervios, y entrenar, para ser capaces de rebajar el nivel de ansiedad, evitando así, que afecte a nuestra salud y controle nuestras vidas.

 

Publicado:20 Enero, 2016 | Comentarios: 0

CARTA PARA UN AÑO NUEVO

 

Queridos compañer@s:

 

Hemos comenzado un nuevo capítulo en nuestras vidas, un nuevo año. Como en anteriores ocasiones me dispongo a hacer una lista de propósitos para esta nueva andadura, pero ¿he cumplido con los del año anterior, o quedaron en vanos deseos?

 

Siempre que finaliza una etapa hago balances de éxitos logrados e intentos fallidos, repaso la singladura y anoto qué me ha restado por hacer. Es una tarea que me ayuda a ver con perspectiva y analizar mis vivencias.

 

Reiteradamente aparece la enfermedad entre mis deseos, entre mis recuerdos, entre mis sentimientos…

 

Eso sí, creo que muchas veces mis propósitos se han alejado de la realidad y por ello, luego me es difícil o escasamente voluntarioso darles cumplimiento. Por lo que este año, quisiera hacer una propuesta común, con todos vosotr@s o con los que queráis participar.

 

En 2016, quiero proponeros que tratemos nuestro estado de salud como una circunstancia, como un acontecimiento vital que nos acompaña, pero que no es el principio y el fin de nuestras vidas.

 

Mis mejores deseos y propósitos irán destinados, por tanto, a seguir esforzándome e implicándome, a procurar ser una paciente activa, que toma decisiones, que piensa y siente, que se informa y trata de aportar a los demás pacientes, su granito de arena.

 

Este 2016, me gustaría que continuase siendo una etapa de cooperación entre pacientes, de ayuda mutua, de grupos, de asociacionismo, de iniciativas de compañeros, de vuestro gran momento… creo que con todo ello, mejorará nuestra salud, nuestra calidad de vida, por nosotros mismos, sin tener que pedirlo a este nuevo año 2016, sino como un propósito conjunto.

 

Feliz Nueva Aventura!

 

PicsArt_1451852741900

Publicado:3 Enero, 2016 | Comentarios: 2

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies