Archivo Mensual: Junio 2017

Nuestra imagen a través del espejo. ¿Qué vemos? ¿Qué ven?

La apariencia física de una persona es la visión que los demás tiene de ella, cómo la perciben otros individuos. Sin embargo a diferencia de esa definición, la imagen o esquema corporal es el conocimiento o representación simbólica global que hacemos de nuestro propio cuerpo, es decir, es la manera en que nos vemos o imaginamos a nosotros mismos. Teniendo en cuenta para ello, aspectos perceptivos, cognitivos, emocionales y conductuales. Volcamos en este segundo concepto creado de nosotros mismos, qué sentimos por nuestro cuerpo, emociones asociadas, experiencias relativas o  cómo nos comportamos con él.

 

Por ejemplo, la pregunta ¿Cómo creo que me ven los demás? es obviamente complicada pero, basada en mi experiencia. Sigue estando relacionada con mi propia visión, con mi imagen corporal. A esta pregunta contestaríamos teniendo en cuenta lo que nosotros pensamos, influidos por nuestra autoimagen.

 

Dos conceptos relacionados, dos visiones sobre nosotros mismos, A) la imagen que contemplan los demás, y B) la que contemplamos nosotros, una construcción evolutiva. Dos realidades subjetivas, influenciadas socialmente, por la educación, por el contexto, la industria… y un largo etcétera. Relacionadas, y puede que no coincidentes en muchos aspectos o situaciones, y en otras muchas complementarias. Y ambas pueden conllevar una preocupación relativa a algún aspecto concreto, o sumar un interés patológico desproporcionado que desesncadene dificultades asociadas y una merma de nuestra calidad de vida. Pero, ¿cuál es la nota disonante? ¿en qué momento podemos hablar de desequilibrio, de preocupación en exceso?

 

Cuando la preocupación por el cuerpo y la insatisfacción con el mismo no se adecúan a la realidad, y ocupan la mente con intensidad y frecuencia, y generen  un malestar interfiriendo negativamente en la vida cotidiana“, es la definición de trastorno de la imagen que aparece en los manuales. Obviamente en mayor o menor medida, muchas personas pueden sentirse identificadas con algún síntoma a lo largo de su vida, o por unas circunstancias en concreto. Por ejemplo, evitar mirarse en el espejo, no reconocer su cuerpo, comportarse tratando de esconder u oculatr una parte de su cuerpo, exceso de conductas relacionadas con el ejercicio, no aceptar  nuevos cambios corporales …etc. Es normal que nuestro concepto sobre nosotros mismo varíe sobre todo en épocas de cambio como la adolescencia, adultez, períodos de envejecimiento, u otras etapas naturales a las que todos nos enfrentamos, o por circunstancias concretas como el diagnóstico y afectación de una enfermedad crónica, u otras de calibre más traumático.

 

Desde los dos años de edad, somos conscientes de nuestra imagen reflejada en un espejo, nos observamos, nos reconocemos. Las influencias que compondrán nuestro self, nuestra identidad vital ya habrán comenzado, y a esa edad se irá aportando información sobre nuestra imagen. Información que se irá sumando a lo largo de la vida, que en ocasiones irá variando, pues los conceptos que acabamos de explicar no son estáticos, sino que forman parte de un continuo, que están relacionados con nuestro estado de ánimo, circunstancias, experiencias vitales…etc. Y tendrán una influencia directa en la valoración que de nosotros mismos hacemos, en la Autoestima, un concepto a través del cual volcamos la autocrítica.

 

¿Alguna vez has hecho un comentario negativo sobre tu cuerpo?

¿Alguna vez has recibido un comentario negativo sobre tu cuerpo?

¿Te preocupa lo que otras personas piensen de ti?

¿Te valoras a ti mismo?

 

Ese área requiere un especial cuidado, saber lo que sentimos por nosotros, cómo nos vemos, cómo nos queremos, cómo nos comportamos con nuestros cuerpo. Un cuerpo, una imagen que a lo largo de nuestra vida ha estado sometido a cambios, a pruebas, a experiencias, a vivencias, a escrutinios propios y ajenos, a presiones sociales. Y que se traduce por tanto en una nota, en una valoración que en el momento actual aportamos sobre nosotros. Un criterio no objetivo, influenciado por diversos aspectos pero que marcará el trato que nos dispensemos, nuestra actitud en el caminar diario y por tanto también influirá en “cómo nos ven los demás andando por ese camino vital”.

Victoria Sánchez Mújica

Psicóloga clínica/de la salud Ca 00818

Psicoterapeuta familiar y de pareja

 

Nuevas fechas y nuevos talleres online para este verano: Solicita información en proyectoacompasados@gmail.com

 

 

 

Publicado:28 Junio, 2017 | Comentarios: 0

¿Qué etapas viven los pacientes crónicos? De la respuesta de negación a la convivencia.

 Nuestras conductas de salud, de cuidado, de afrontamiento o por el contrario de desafío… irán parejos a lo que pensamos en cada momento de convivencia con la enfermedad y a las emociones sentidas. Por ello, es muy importante identificar lo que sentimos en cada momento, en cada fase de respuesta, desde las pruebas previas al diagnóstico, pasando por las citas médicas y en el período de adaptación.

 

La Primera Fase: la negación. (Lucha o evitación).
La primera reacción ante la noticia suele ser la negación, se piensa “no es verdad”, “esto no puede estar pasándome a mí”, “seguro que se han equivocado”. Una forma más ligera de negación puede ser minimizar el significado del diagnóstico (“no será tan grave”, no tomar la medicación o no volver a los controles son conductas relacionadas con la negación, con la huída). La negación es normal en un principio, pero no es sano quedarse en esta etapa. Llegar a aceptar la realidad de la enfermedad y sus consecuencias lleva tiempo, pues la aceptación debe ser conociendo la enfermedad y asumiéndola desde el punto de vista emocional. Tengamos en cuenta las características de cada enfermedad diagnosticada,  de cada sintomatología o de las circunstancias de las personas, de sus edades o momentos vitales en el momento del diagnóstico, así como los particulares tratamientos, que puedan implicar la falta de comprensión de la enfermedad o inseguridad.

 

Ejemplo:

¿Qué siento? Incertidumbre, miedo, importencia, incredulidad.

¿Qué pienso? Esto no me puede estar pasando, por qué a mí,…

¿Qué hago? No seguir el tratamiento, buscar información…

 

En ocasiones, lo que los pacientes trasladan en consulta es la falta de comprensión de los que les rodean, las múltiples preguntas a las que tienen que responder, las eqtiquetas sociales o la falta de información sobre su dolencia… Este tipo de cuestiones ralentizan el proceso de adaptación pues los pacientes pueden sumirse  en momentos de inseguridad, de incertidumbre, de desaliento… de falta de control sobre sus vidas o de cuestionamiento por parte de  los demás. (Recordemos el artículo “Con dos cucharadas de emaptía, por favor“).

 

En esta etapa de huída de la realidad, podemos pasar por diferentes estados, primero la incredulidad o el desafío, después el enfado o la rabia, y finalmente la negociación, momentos en que hacemos pactos con nosotros mismos tratando de mejorar. Un ejemplo de ello: Quizás esto me ha pasado por no cuidarme, así que a partir de ahora mejoraré mi alimentación y haré ejercicio.

 

Estos estados que favorecen el aislamiento de los pacientes, las dudas o confusión, el desaliento e incluso potencia el sentimiento de pérdida de control sobre la vida. Focalizamos nuestro enfado hacia el equipo médico, hacia la familia y/o amigos, e incluso hacia nosotros mismos. Los sentimientos de soledad, de incomprensión, de temor, desilusión… van apareciendo, además de la rabia, la desesperación, el desconsuelo o la angustia.

 

La Segunda Fase: el dolor.
El dolor, se manifiesta con rabia, ira, angustia o culpa. Cualquier conducta que intente evitarlas o bloquearlas no hará más que alargar el dolor. Los comentarios de familiares y amigos “hay que ser fuerte”, “tú puedes”, “necesitas distraerte”, aumentan la incomprensión acerca de la enfermedad, logrando que las manifestaciones del dolor del paciente afectado, no puedan salir a flote, dándole a entender que no tiene derecho a sentirse mal. Estas conductas y comentarios aumentan sus defensas y bloquean el proceso de asimilación. Por el contrario, compartir estos sentimientos pueden acrecentar la unión y facilitar el tan necesario apoyo familiar y social con respecto de la enfermedad. Por lo tanto es importante que el núcleo familiar y amigos se interesen por conocer de la enfermedad, acompañar al paciente en sus sentimientos. Y por tanto, que los pacientes no se aislen se permitan sentir y compartan ese dolor sentido.

 

 

Se trata de una fase en la las personas aprecian los cambios acaecidos en su vida, se entristecen al realizar comparaciones y al percatarse de que su estilo de vida o planes de futuro se han modificado. Es una fase en la que hemos de estar alerta por la aparición de síntomatología depresiva. Pero no deja de ser nuestra actitud, nuestras reacciones, lo que nos invade y conmueve, lo que verdadermente marca el camino a transitar, las paradas a realizar, y los cambios que nos quedan por experimentar.

 

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”.  BUDA

 

La Tercera Fase: la adaptación. Mejorando la convivencia.
La adaptación del padecimiento, y del cambio que supone en la vida para el paciente crónico y su entorno.

Las adaptaciones sociales: cómo influye la enfermedad en la vida cotidiana de la persona, de la familia. Todos deben ajustarse lentamente a una nueva situación e incorporar en la vida cotidiana, unas nuevas necesidades que son parte de la enfermedad. Todo esto dependerá de las características la persona y el diagnóstico.

Las adaptaciones del paciente : cómo influye la enfermedad en la imagen que la persona tiene de sí misma. El afectado y su entorno, debe adaptarse a un nuevo sentido de sí mismos. El autoconcepto y la autoestima, pueden verse alterados, por ello debemos prestar especial atención en esta fase.

 

La aceptación no es resignación.

 

 

El último escalón es comprender que padecer una enfermedad es una circunstancia en la vida, y que implica una transformación de la persona y diversos cambios en nosotros y nuestro ambiente. Pero, con el tiempo, esta convivencia nos descubrirá fortalezas adquiridas, otro puento de vista sobre la enfermedad. Esta última frase ha sido reiterada en consulta por pacientes que conviven con su dolencia.

 

No hay un tiempo estipulado para transitar por las fases, para que cada paciente responda de una manera u otra ante la pérdida de la salud a largo plazo. Se trata de encontrar el ritmo propio, individual, adaptado a nuestras circunstacias, a la enfermedad, al entorno… Acompasándolo.

 

Sólo cuando la persona se estabiliza emocionalmente, con su enfermedad

y sus consecuencias, puede asumir su realidad y continuar viviendo con la enfermedad.

 

Victoria Sánchez Mújica

Psicóloga clínica/ de la salud Ca-00818

Psicoterapeuta familiar y de pareja

Responsable de Proyecto Acompasados – Atención psicológica

Publicado:13 Junio, 2017 | Comentarios: 0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies